Panorama actual del derecho notarial en Hispanoamérica

Libro Homenaje a Isidoro Lora-Tamayo Rodríguez

libro-ceriani-cernadas

Concurrencia del perito en el Documento Público Notarial (Leonardo B.Pérez Gallardo). El fideicomiso inmobiliario. Algunos aspectos actuales y sus diversos efectos (Agustín Ceriani Cernadas). La interposición gestoria. (Gastón Augusto Zavala). La debida registración societaria. Un tema pendiente en la República Argentina (María Verónica Scoccia). Identidad natural en la evolución académica y jurisprudencial de los conceptos de filosofía del derecho y del derecho notarial. Necesidad impostergable de la reflexión iusfilosófica notarial (Sebastían Justo Cosola). El tráfico jurídico electrónico y la firma digital. (Rodrigo Muñoz Roldán). El notario y el juicio de capacidad,una labor de cinco sentidos (Julián Matías Castro). Jurisdicción voluntaria en sede notarial (Homero López Obando). Análisis de la firma electrónica en la función notarial de España y Argentina (Rodolfo Mó). Naturaleza jurídica y carácter de la función notarial (Martín Santiago Azzarello). Crédito vitalicio con garantía hipotecaria (Roberto A. Lucero Eseverri).

Fecha de edición: 2011-03-10

Editorial: Júpiter

Más información y adquisición de la publicación aquí.

El escribano Agustín Ceriani Cernadas es abogado de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y encabeza el equipo de Ceriani Cernadas, Leyría & Novaro escribanos.

Homonimia: Un interesante caso que nos muestra otro posible inconveniente con el nombre social

Por Agustín M. Ceriani Cernadas.

Publicada en la Revista del Notariado de la Capital Federal número 853 Año 1998. p. 229-231.

El fallo en cuestión analiza un caso original de homonimia, dado que la actora -FAMI S.A. inscripta en la provincia de Santa Fe-, requiere que la demandada -Fábrica Argentina de Materiales Impermeabilizantes S.R.L., inscripta en la provincia de Buenos Aires, cuya sigla es F.A.M.I. S.R.L.- cese en el uso de dicha sigla en la provincia de Santa Fe, que era el nombre comercial de la citada empresa y que, además, lo tenía registrado como marca.

Previo comentario del fallo, es conveniente recordar algunos conceptos definidos por la doctrina y la jurisprudencia para diferenciar el nombre social del nombre comercial. Uno de los problemas de la doctrina para definir dichos conceptos fue la ambigüedad terminológica empleada en la ley 19550 de sociedades comerciales, dado que la misma carece de precisión para caracterizar al nombre como concepto jurídico con entidad suficiente en el derecho societario.

Así, Ernesto O’Farrel1 define al nombre social como aquel que toda sociedad debe tener para estar regularmente constituida, que se relaciona con la vida jurídica del ente y determina que la sociedad que invoca ese nombre responde con su patrimonio por los actos en los que es utilizado, constituyendo, según lo afirma Ragazzi, el principium individuationis. Algunas de las características del nombre comercial detalladas por la doctrina son: a) su carácter de obligatorio (a tener de lo dispuesto en el Art. 11, inc. 2 de la ley 19550); b) en principio es inmutable; c) se adquiere con la registración del contrato; d) no es enajenable; e) caduca para algunos autores con la inscripción registral de la disolución; f) identifica a la sociedad pero dentro de un ámbito de actuación determinado: la normativa societaria; g) para algunos autores la acción por homonimia nunca prescribe, pudiendo incluso intentarla la autoridad registral en cualquier tiempo en sede jurisdiccional.

(más…)